N

Noticias

Escucha el silencio

14/09/2015

Viajeros que buscan pájaros

Cada vez hay más viajeros que buscan lugares donde levantar la vista y ver pájaros. Lo llaman turismo ornitológico o “birdwatching”, como se conoce en el extranjero.

Para los que lo practican, es una bonita forma de sentirse en consonancia con la naturaleza. Además, ¿quién no se ha maravillado alguna vez con el colorido de un pájaro, o con su trino o su manera de volar?

Si tú, viajero, disfrutas observando aves, estás en el lugar adecuado. Sí, lo cantan los números: en La Rioja hay unas 300 especies de aves y eso significa que ésta es un área privilegiada del interior peninsular para contemplarlas.

¿Quieres saber qué te encontrarás?

Esta aldea de Velilla, donde están nuestros alojamientos rurales, pertenece a la Reserva de la Biosfera de los Valles del Leza, Jubera, Cidacos y Alhama, y a la Red Natura 2000.  Queda claro su valor natural.

En esta Reserva se encuentra el Cañón del río Leza: a nueve kilómetros de Velilla. Es el más impresionante de los desfiladeros de La Rioja. Sus cortados rocosos lo convierten en un lugar muy apetecible para el águila real, el alimoche, el halcón peregrino, y, también, los buitres leonados. Su principal interés, como ves,  es ornitológico.

En el Cañón hay un mirador, que está cerca de la carretera. Se llama El Mirador del Torrejón y ofrece una panorámica perfecta para contemplar el vuelo de las aves. Más de una vez te sorprenderá algún buitre planeando a tu misma altura de observador, incluso ligeramente por debajo.

En cada hábitat nos encontramos unas especies distintas.

Si nos adentramos en el bosque, que lo tenemos pegando a Velilla, nos maravillarán los pinzones, los carboneros, los herrerillos, los agateadores, distintas especies de pájaros carpinteros, como el pito real, ¡tan verde!, o… el picapinos… ¿Lo oyes? Toc, toc, toc…Es el ruido de su poderoso pico perforando la madera de un tronco para extraer larvas de insecto y alimentarse.

En zonas de bosque, pero ya más abiertas,  te podrás encontrar con la hermosa abubilla. Yo sé de un álamo donde he visto anidar a una pareja.

En los paisajes abiertos disfrutarás de los alcaudones, los verderones, los verdecillos, los jilgueros…

No hace falta ser un experto para salir al campo a divisar aves. Eso sí, necesitarás información. Uno de los mejores lugares para conseguirla es la web de SEO/birdlife, una veterana organización que trabaja por la conservación de las aves y sus hábitats.

Con mucha paciencia y algo de información, la observación se vuelve apasionante. Si lo tuyo por la ornitología es ya una pasión, no hace falta que te diga nada, maestro.

La SEO también ha sacado una página específica sobre turismo ornitológico. Quieren promocionar esta actividad desde el respeto a la naturaleza y ofrecen, de manera gratuita y on-line, herramientas de formación y buenas prácticas. Me ha gustado el Código Ético del Observador de Aves.

No está de más recordar que en esto de mirar hacia arriba para gozar con los pájaros, lo primero, siempre, siempre, es el bienestar de las aves. Y otra cosa importante, seremos cuidadosos con el entorno, que es el hábitat de los pájaros y otros animales y plantas,  y lo dejaremos todo como lo encontramos.

El turismo de naturaleza gana cada vez más adeptos: mueve ya a casi al 15% de los viajeros del mundo y, ¿sabes qué? la opción más pujante es la asociada a la ornitología. ¿Te apuntas a esta preciosa aventura?

En las Casas de Velilla haremos lo que esté en nuestra mano para que tu estancia como observador de aves sea inolvidable.

 

Dejar un comentario

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR